Bienvenidos y bien hallados os encontreis en nuestro refugio.

Os damos la bienvenida, a nuestro rinconcito, donde expresamos, nuestro sentir, y donde profesamos, nuestro amor, esperamos que dejéis comentarios, dudas o que intercambiéis con nosotros, conceptos, imagenes, vídeos, ideas, y todo aquel modo o vinculo de conexión, que pueda haber con respecto a nuestro sentir, el excitante y maravilloso mundo del BDSM, gracias, pasad, acomodaros y esperamos que disfrutéis, nos enriqueceremos todos, nosotros, y vosotros, saludos..



Dom Of Empires & dadada {DOE}

miércoles, 28 de abril de 2010

Ausencia



Es de noche, y su ausencia me acecha, el ahogo penetra en mí, como zarpas crueles que arañan mi querer.

El día pleno, a puro pulmón respirando su perfume, deleitandome de su voz, inundandome de sus susurros inquisidores, como espuelas metálicas cuando se deslizan por mi piel guiadas por usted, disfrutando de sus palabras. Me agarro a esos momentos, como quien se aferra a un árbol en un día de ventisca. Un día bello, con instantes de exigencia, mezclados con sigilosa protección y doma.

Un día que da paso a la oscuridad de la noche, aterciopelada, acechante y severa, pues usted, no está aqui.

Me aproximo a un cajón de mi armario, abro esa caja redonda que usted me regaló y ahí está mi collar, con su olor a cuero, con su sonido de acero, y con la protección que representa. Fiel a él, amando, queriendo y deseando esa pertencia y todo lo que significa.

Cierro los parpados un instante y un cúmulo de imagenes, se agolpan en mi mente. Cuando usted lo posó por primera vez en mi cuello, mirandome fijamente pronunciando aquellas palabras que quedarón grabadas a fuego en mi. Cuando veo el amor en sus ojos, el cuidado y el mimo, mientras cierra esa hebilla que ahora estoy tocando. Cuando lo miro con un amor desproporcionado y veo sus siglas grabadas en esa chapa que tanto le costó encontrar. Cuando noté que se me paraba el corazón, al ver ese collar ante mi persona por primera vez. Cuando pienso que ha pasado el tiempo y nada de lo sentido aquel día ha cambiado. Pero siendo sincera y honesta, algo si ha cambiado, he crecido.

Miro ahora más impasible la noche, no la temo, ya no me ahoga, ya no tiemblo ante su ausencia, me coloco mi collar, segura y firme, apago la luz, y una sonrisa se dibuja en mi cara, pues usted, está en mí.

Buenas noches, mi Señor, hasta dentro de un ratito, justo, cuando usted ilumine, otro de mis hermosos despertares, con la melodía de su voz.

Eternamente suya..... dadada {DOE}

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada